Noviembre violeta, negro y activista - Boletín de noviembre de 2022

VoluntaGestion GPE Greenpeace • 1 Decembro 2022

Terminó noviembre intenso, como siempre, con la manifestación por el Clima, el encuentro estatal de voluntariado, protestas anti Black Friday, reunión+acción del Grupo Violeta, aniversario del Prestige, Semana de Lucha contra la Ganadería Industrial y mucho más trabajo local... 

Que no se diga que no hacemos 'cosas' ;)

 

Mani COP + encuentro voluntariado estatal

 

Me llamo Alejandro. El 4 de diciembre hará dos meses que me llegó un correo de Greenwire España con una completa desconocida -Rocío Sastre- invitándome a una reunión del grupo local de Greenpeace Sevilla. 

Son las diez y diez de una azulísima mañana de finales de octubre en Madrid. Viajar en AVE después de tantos años, sentir frío tras este verano eterno, y llegar a una nave industrial de la que he escuchado mitos y leyendas me hace sentir muy “de provincias”. Dentro son casi todas las caras desconocidas. Están en círculo, con tazas de lata y vasos de cristal, ninguno igual que otro, terminándose cafés y tés. Han escrito sus nombres en cinta de carrocero, y escucho conversaciones que se cruzan acentos preciosos por todos lados. 

Me sorprende encontrar tanta volunta veterana. Esperaba mayoría de gente joven, indignada, movilizada y…con ganas de fiesta. Nos dan unos minutos para ponernos nombres e historias, con una dinámica en forma de coartada. Una chica me cuenta que es limpiadora y en su bici lleva el cubo, bayetas y mocho siempre preparados, llueva, truene o haga frío. Otro volunta muy joven me cuenta que lleva más de diez años en Greenpeace, desde que sus padres le apuntaron a los campamentos de verano a los que acudía todos los años. Sé que no me va a dar tiempo a escuchar tantas historias preciosas que habría que escribir.

Encuentro estatal noviembre 2022

Son las cuatro y media de la tarde y las casi noventa almas del encuentro hemos tapizado un andén de cercanías del verde crujiente del chalequito de Greenpeace. Vamos para la mani por el Clima de la COP 27. Unas nubes negras negras hacen crecerse más a la gente, que se dan codacitos entre risas imaginando cuánto aguantarán sus “Our planet is not for sale” y el resto de lemas que con tanto esmero han pintado horas antes.

Luego al final, el clima se enternece, y se une a nosotras, y danzamos y reímos, y cantamos y chillamos. Nos miramos y cantamos. Nos miramos y nos acordamos porqué estamos ahí. Que somos muchas. Y las nubes se apiñan todas, negras negras, pero aguantando, como una alegoría de la inminencia y lo urgente, y de que todavía estamos a tiempo. 
 

Manifestación COP Madrid 2022

Alejandro Domínguez, voluntario de Sevilla 

 

Galicia únete de novo baixo o berro ‘Nunca Mais’



El 19 de noviembre de 2002 se hundía el Prestige frente a la costa gallega, cerrándose así el primer capítulo de la catástrofe y comenzando la verdadera tragedia; la cuenta atrás para la llegada de la gran marea negra había comenzado, y la sociedad civil dio el paso adelante que la protección de nuestra tierra necesitaba y se puso manos a la obra para intentar disminuir sus consecuencias. Después de una nefasta gestión por parte del gobierno, millares de personas voluntarias provenientes de toda la península y de parte de Europa, se unieron a la gente del mar y el resto de la sociedad gallega para limpiar este desastre, dando lugar a la primera gran alianza de organizaciones medioambientales, culturales, y de diversa índole, bajo el paraguas “Nunca Máis”, que serviría de ejemplo para futuras luchas medioambientales, y que todavía hoy sigue vigente.

Bajo este sentimiento de unión nos animamos los grupos de Galicia a llevar a cabo una acción conjunta con la que resaltar que “No olvidamos”, que todavía queda mucho trabajo que hacer si no queremos que una catástrofe de estas dimensiones se repita, y que como sociedad tenemos mucho que aportar para que esto sea así. Para ello, nos reunimos voluntas de todo el territorio, partiendo de Coruña, y pasando por Compostela o Vilagarcía, hasta llegar a Ourense, para desembarcar en Muxía, considerada la zona 0 de la catástrofe.

Ataviadas con los característicos monos blancos que inundaron nuestra costa durante aquellos meses, desplegamos frente al Santuario da Virxe da Barca el mensaje “Non esquecemos”, ya que pudieron pasar 20 años, pero podría volver a ocurrir, y no estamos dispuestas a que así sea.

Los gritos de “Nunca máis” volvieron a resonar, acompañados del viento y la lluvia que también azotaba la zona durante la catástrofe, viéndose multiplicados por los mensajes de apoyo que nos llegaban de voluntas que no se pudieron acercar, pero que estaban ahí con nosotras, igual que había ocurrido en su día.

De aquellas, una niña de 10 años se unía a la rabia colectiva gritando bien alto ese NUNCA MÁIS, y siendo hoy en día consciente de todo lo ocurrido, no puede más que sentirse agradecida por este movimiento, ya nada sería igual, y el impulso para luchar por lo más importante todavía sigue resonando, junto con ese grito.

Nin esquecemos nin paramos, 20 anos e parece que foi onte #NuncaMáis.

Nerea Dávila, voluntaria de Santiago de Compostela

Greenpeace ha producido un documental por el 20 aniversario como homenaje a todas las personas voluntarias y gentes del mar. Pincha aquí para verlo en Youtube

 

Black Friday

 

Nuestro Black Friday particular fue algo peculiar. La cosa es que empezamos siendo voluntas suficientes para hacer de persona-anuncio, llevar las pancartas, decir los lemas súper graciosos por el megáfono, hacer las fotos y hasta tocar la campanilla de hare krishna. Todo fantástico, todo bien… ¡demasiado fácil! ¡Que empiece la diversión!

¿Conoces la historia de los Diez negritos de Agatha Christie? ¿Esa en la que diez personas son invitadas a una casa y una a una van siendo asesinadas? Si cambiamos el factor “muerte” por gastroenteritis y demás impedimentos de última hora, poco a poco nuestras voluntas fueron cayendo hasta quedarnos solo dos. “¿Qué hacemos, abortamos misión o nos ponemos el cartel de persona-anuncio mientras tocamos la campanilla, decimos los lemas súper graciosos (ahora más graciosos todavía), mostramos la pancarta y, de alguna forma, nos hacemos fotos “solo en vertical” y vídeos “de no más de 10 segundos” la una a la otra? Pues por qué no, ¡adelante con ello!

Resultó ser una buena decisión, pasamos un rato divertido recorriendo la principal calle comercial de València. Empezamos recitando los lemas que nos habían preparado en la ofi pero acabamos metiéndonos en el papel e improvisando, charlando con la gente que pasaba por nuestro lado y nos comentaba, preocupada, que la situación se estaba poniendo muy fea, también hubo algún negacionista que nos gritó desde lejos que lo que nosotras estábamos haciendo también gastaba energía (¿?), repartimos folletos y apoyamos la causa de unos chavales que recogían firmas para la subida de las pensiones. Además, hicimos fotos y vídeos súper rápido para que nuestra compa Camila, que se estrenaba llevando las redes ese día, pudiera colgarlos antes de salir pitando para el trabajo.

Cuando parecía que todo se complicaba demasiado y que lo razonable era dejar pasar la actividad, decidimos seguir adelante. Fue muy bien, fue divertido y lo fue gracias a todas las compas que aportaron ganas e ideas durante la preparación de la acción, pudieran o no participar al final en ella.

Andreu Sanchis, voluntario de Valencia

¿Quieres ver la que liamos por el Black Friday en plena calle Preciados de Madrid?

 

Black Friday en Preciados

En las calles para denunciar la violencia contra las mujeres y el Black Friday

Este 25N ha sido diferente. El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y, además, este año ha coincidido con el Black Friday.

Ambas fechas son de especial relevancia para el movimiento Ecofeminista. Desde el Grupo Violeta de Madrid queríamos llevar a cabo una actividad que nos permitiera combinar ambos eventos y salir a la calle para reivindicar el 25N visibilizando la violencia que sufren las mujeres en la industria de la moda low cost que el Black Friday alimenta.

Tras varias reuniones para proponer y aterrizar la idea, decidimos llevar a cabo una performance representando la explotación, violencia y abusos que sufren las mujeres por parte de esta industria, partiendo de la base de que, tanto el hiperconsumismo como la explotación de las mujeres, están directamente relacionados con el sistema capitalista y el heteropatriarcado.

Para lograr transmitir esta idea, se definió un rol que representara al capitalismo heteropatriarcal rodeado de bolsas de ropa de las marcas Inditex, Shein, Amazon y H&M, arrastrando a trabajadoras esclavizadas, encadenadas al sistema y a sus herramientas de trabajo, como la máquina de coser.

 

Por otro lado, para reforzar el mensaje, elaboramos carteles con lemas como “Moda low cost = Derechos low cost” o “La esclavitud en 2022 existe: se llama fast fashion”, además de un código QR con enlace al blog redactado por Nerea Ramírez (Coordinadora del Área de Ecofeminismo de Greenpeace España) relacionado con las consecuencias que tiene el actual modelo de consumo sobre las mujeres.

Por si esto fuera poco, estuvimos de suerte y pudimos contar con la participación de compas del Grupo Violeta que vinieron desde otros lugares y se sumaron a la actividad. Con todo ello, pudimos acudir a la manifestación del 25N convocada en Madrid y exponer la problemática en las calles, visibilizando esta violencia.

Gracias a todas por vuestra participación y ¡seguimos!

Lara Colmenarejo López-Tapia, voluntaria del Grupo Violeta

 

Encuentro anual del Grupo Violeta (y van tres)

 

El mes de noviembre nos ha traído frío, pero también nos ha juntado en Madrid para el tercer encuentro del Grupo Violeta, donde nos hemos podido arropar entre todas después de un año desde la última vez que nos vimos en presencial. Como toda buena volunta que se precie, conoce que los encuentros de Greenpeace suelen comenzar con una dinámica para conocernos mejor y romper el hielo.

En esta ocasión, fue un Bingo el que hizo que nos identificáramos mejor entre nosotras y que supiéramos cosas tan interesantes como quién ronca (importante si se comparte habitación). También hicimos una dinámica para compartir cómo hemos llegado al grupo, qué nos aporta y cuáles son nuestras expectativas.

 

Después de entrar en calorcito, aterrizamos en nuestra primera parada: el Ecofeminismo en Greenpeace. Fue Nerea Ramírez, coordinadora del área de Ecofeminismo, quien dio la formación sobre el tema y nos brindó un espacio para plantear dudas y nos presentó el documento marco de la Sostenibilidad de la Vida.

El siguiente bloque de nuestra agenda ecofeminista, para tratar el protocolo de prevención y gestión de acoso dentro de nuestro sistema de integridad, fue a la vez amargo y necesario. Por desgracia, el patriarcado sigue siendo una realidad en nuestra sociedad actual, y hay que crear herramientas, como los protocolos, que nos ayuden a conocer cuál es el procedimiento ante estas actitudes.

Que se creara ese espacio de debate abierto ya es un gran paso que, como voluntarias agradecemos, pero no hemos hecho más que empezar. Como grupo, sacamos ideas, propuestas y puntos en los que creemos que debemos hacer más hincapié y poner más atención, las gafas violetas seguro que nos podrán ayudar a hacer del documento existente un verdadero protocolo con perspectiva de género.

El protocolo debe existir, crea seguridad, un marco, pero ojalá no fuera necesario acudir a él jamás.

Con el estómago lleno después de comer/merendar, escuchamos atentas el relato de Rosario Coll, parte integrante del proyecto Roots de Greenpeace, que juntó a un gran número de personas activistas venidas de todo el mundo en un campamento climático en Túnez, previo a la COP, donde se crearon diversos espacios de encuentro y crecimiento.

Profundizó en la parte de cuidados, en cómo se organizaron para que todo el mundo sintiera que estaba en un espacio seguro en el que, simplemente, juntarse y aprender unas de otras. Nos explicó las dificultades y cómo gracias a conocer a personas provenientes de diferentes países, se hizo patente que queda mucho camino por recorrer, pero que nada frena las ganas de crear un mundo en el que no se deje a nadie atrás.

El domingo abrimos el día con palmeritas de chocolate en una mano y en la otra, ganas de plasmar el Ecofeminismo en unos acuerdos grupales del Grupo Violeta que nos hagan más fuertes y cuidadas. En esta parte, hablamos sobre nuestra organización interna, expectativas del Grupo para el año 2023, reparto de roles y propuestas para llevar el Ecofeminismo a los grupos locales.

También tuvimos una sorpresa, y es que conectamos con el Rainbow Warrior, y pudimos charlar con Hettie, la capitana, y otras mujeres que son parte de la tripulación: Rosy y Simona. Hettie es la única mujer capitana en los barcos de Greenpeace, y con ellas pudimos hablar sobre sus propias experiencias y los retos que viven a bordo de los barcos. Nos quedamos con su mensaje de seguir nuestros sueños y superar todas las barreras

Durante el fin de semana se habló de privilegios, pero el mío fue poder compartir dos días con personas tan inspiradoras y admirables como mis compañeras de grupo, las que estuvieron presencial, online y las que ya no están.

 

Davinia Fernández Juan, voluntaria del grupo de Alicante y del Grupo Violeta


 

La historia del Rainbow Warrior en Lleida


 

En el corazón de Lleida hay una pequeña librería en la que se encuentran tesoros

escondidos. Uno de esos tesoros que hace tiempo encontré fue La historia del

Rainbow Warrior de Rocío Martínez de Editorial Kalandraka. 

 

Lo que pasó con el primer buque insignia de Greenpeace siempre me impactó. Resulta difícil pensar que la violencia sea la respuesta a las expresiones de paz y por eso también tenía curiosidad por cómo se puede explicar de forma bonita a los peques de la casa.

 

Como a los peques hay que quererlos, enseñarles y compartir nuestros sueños para

que sepan soñar, con las voluntas de Lleida nos planteamos hacer un cuentacuentos

para ellos. Nos quedaba buscar el lugar y la cuentista.
 

Sin dudarlo se lo propusimos a las libreras de corazón verde de El Genet Blau, la

librería de los tesoros de la ciudad, en la que cualquier cosa es posible. Así pues, en

ese pequeño rinconcito de Lleida nos cupieron las personas, los océanos, las ballenas

y el Rainbow Warrior enterito.


De la mano de Ivan, el narrador, escuchamos juntos el canto de las ballenas, conocimos a los indios Cree que dieron sin saber el nombre a nuestro barco; conocimos las primeras acciones de protesta y de ayuda de Greenpeace; recordamos a Fernando Pereira y sabemos el secreto de la campana del actual Rainbow Warrior.

 

 

Al acabar la narración los peques y los mayores nos quedamos en silencio… pasaron unos segundos hasta que la voz de Ivan calló en nuestras orejas. Un peque dijo ¡Ahora ya sé que hay que hacer! ¡Hay que tener el mar limpio!

Y así acabamos la mañana hablando de la importancia de cuidar los océanos, el mar mediterráneo y nuestro rio Segre. Aprendimos que lo que hacemos en nuestras casas y en el colegio también es importante para las ballenas.


¡Menuda mañana, compañeras, menuda mañana! ¡Por eso nos gusta hablar a los

peques de los motivos de Greenpeace!

El Rainbow Warrior a Lleida
 

Al cor de Lleida hi ha una petita llibreria en la que s’hi troben tresors amagats. Un d’aquests tresors que fa temps que vaig trobar va ser La historia del Rainbow Warrior de Rocío Martínez de l’Editorial Kalandraka. El que va ocórrer amb el primer vaixell de Greenpeace sempre m’ha impactat. És difícil creure que la violència hagi de ser la resposta a les expressions de pau i per això també tenia curiositat per veure com es pot explicar de forma bonica als petits de la casa. 

Com que als petits els estimem, ensenyem i compartim els nostres somnis per a què sàpiguen somiar, amb les voluntàries de Lleida van decidir fer un conta contes per a ells. Ens faltava trobar el lloc i a la conta contes. 

Sense dubtar-ho, ho vam proposar a les llibreteres de cor verd que habiten El Genet Blau, la llibreria dels tresors de la nostra ciutat, on qualsevol cosa és possible. Així doncs, en aquest petit racó de Lleida s’hi van arreplegar les persones, els oceans, les balenes i fins i tot el Rainbow Warrior sencer.

De la mà, millor dit de la veu de l’Ivan, el narrador, vam escoltar el cant de les balenes; vam conèixer als indis Cree que van batejar sense saber-ho el nostre vaixell; vam conèixer les primeres accions de protesta i ajut de Greenpeace; vam recordar en Fernando Pereira i vam conèixer el secret de la campana de l’actual Rainbow Warrior. 

En acabar el relat els peques i els grans ens vam quedar en silenci... van passar uns segons fins a què la veu de l’Ivan va callar a les nostres orelles. Un dels petits va dir, Ara ja sé que hem de fer! Hem de tenir el mar ben net!

Així vam acabar el matí, parlant de la importància de cuidar els oceans, el mar mediterrani i el nostre riu Segre. Vam aprendre que el que fem a casa també és important per a les balenes.

Quin matí, companyes, quin matí! Per això ens encanta parlar als més petits de les raons de Greenpeace!

 

Encuentros ambientales y energéticos en Donosti
 



El pasado sábado 29 de octubre varias socias y voluntarias de Greenpeace participamos en el segundo encuentro de "Planetamaiketako", celebrado en Donostia - San Sebastián.

"Planetamaiketako" es un encuentro mensual sobre temas medioambientales en torno a la celebración de un almuerzo vegano compartido en los jardines de Alderdi Eder, en pleno Paseo de la Concha. Su origen está en una idea de Loïc, ex-concejal de Equo verdeak, abierta a cualquier persona y colectivo que desee participar.

En esta ocasión el tema elegido fue la energía, y coincidió casualmente con el Tour de la Energía que estaba realizando Greenpeace por varias ciudades.

En el encuentro, y mientras unas 15/20 personas almorzábamos de manera informal, Alberto Bezunartea, colaborador de una asociación que apoyaba la transición energética en comunidades, colegios y organismos, nos comentó diferentes aspectos técnicos y legislativos así como ejemplos de casos en los que habían participado.

Tras sus explicaciones se inició una fase muy constructiva de intercambio de opiniones entre los asistentes (gente de FFF, Ecologistak Martxan, Surfriders, otros, y por supuesto, de Greenpeace) coincidiendo todas en la necesidad de usar de manera más eficiente la energía, eliminar los combustibles fósiles y hacer una transición a las energías renovables basada en el autoconsumo y la justicia social.

Gracias al buen ambiente reinante entre los participantes y a la mañana soleada que hacía, el "Planetamaiketako" se alargó hasta la hora de comer resultando un encuentro muy positivo tanto por lo tratado en él, como por el impacto social que tuvo, pues multitud de ciudadanos y visitantes que estaban disfrutando de un agradable paseo en esa céntrica zona de Donostia - San Sebastián, se acercaron a ver qué era lo que celebrábamos en esa animada "quedada", llevándose una imagen en positivo de nuestra movilización sobre la necesidad de un cambio urgente en el modelo energético actual, y en general, sobre la manera constructiva y colaborativa en que desarrollan las actividades los movimientos ecologistas.

Periódicamente en el grupo local de Greenpeace Donostia - San Sebastián se va recogiendo la info de estos encuentros, y ya se puede adelantar que el próximo "Planetamaiketako" será el 26/11 y dadas las fechas (Black Friday y Navidades), versará sobre el excesivo consumismo de nuestra sociedad. Ánimo, ¡que toda la que quiera participar es bienvenida!

Luis Eduardo Mínguez, voluntario de Donostia - San Sebastián

 

EXTRA!!!!!!

Ya empezó la Semana de Lucha contra la Ganadería Industrial, y para animaros a participar, compartimos algunas fotos que nos llegan desde todos los puntos cardinales (Ourense, Tarragona, Pamplona, Logroño, Sevilla)   :)