NO A LA AMPLIACIÓN DE AEROPUERTOS. Mani del 19/9

Alicia Escudero Escudier • 23 Septiembre 2021

¿Es necesaria la ampliación de los aeropuertos en el actual contexto de emergencia climática?

Evidentemente, la respuesta es NO.

El pasado domingo día 19 de Septiembre tuvieron lugar concentraciones a nivel estatal contrarias a los proyectos de ampliación de varios aeropuertos españoles: el  aeropuerto de Son San Joan, ubicado en Palma de Mallorca, el aeropuerto de Barajas, sito en Madrid, y el aeropuerto Josep Tarradellas, que se encuentra en el Prat de Llobregat, convocadas por la “Xarxa per la Justícia Climàtica “ (Red para la Justicia Climática) i por la plataforma Zero Port. Todas estas concentraciones contaron con el apoyo de asociaciones ecologistas y de defensa del medio ambiente (entre las cuales se encuentra Greenpeace), así como de diversas asociaciones vecinales y del sector agrario.

Tuve ocasión de asistir a la concentración que tuvo lugar en Barcelona, que fue la más multitudinaria. La población, en la que se incluyen entidades ciudadanas  y ecologistas, así como el sector agrario de la zona, se encuentra especialmente sensibilizada por el proyecto de ampliación del aeropuerto del Prat, ya que afectaría a un espacio natural especialmente protegido, como es el Delta del Llobregat en el cual se encuentra la laguna de la Ricarda. Este paraje especialmente protegido cuenta con una rica biodiversidad de flora y fauna. La ampliación de la pista de aterrizaje  comportaría un triple efecto: durante la construcción, se daría una sobreemisión de CO2 por las obras; una vez ejecutada, un incremento de la frecuencia aérea y, por lo tanto, un incremento de las emisiones  y, por último, la desaparición de la cubierta vegetal y de las marismas, que son las que pueden fijar el CO2, así como la desaparición de terrenos dedicados actualmente a la agricultura. Aparte de encontrarse incluido en el Plan de Espacios Naturales de Cataluña, cabe destacar que este espacio se encuentra incluído en la Red Natura 2000. Se trata, pues, de un enclave que se encuentra dentro del amparo  de conservación tutelado por la Unión Europea.

Dado que el avión es el medio de transporte más contaminante, no tiene cabida  en el actual contexto de emergencia climática. En mi opinión, los gobiernos deberían priorizar sus inversiones en medios de transporte menos contaminantes, especialmente en la inversión en trenes y  en infraestructuras ferroviarias.

Hago mía la frase que se podía leer en una de las pancartas: “Ya basta de destruir el territorio. O rebelión o extinción”

 

Maria Claustre Jové Martí

Voluntaria del grupo local Greenpeace Tarragona i Terres de l’Ebre