Boletín Noviembre 2021

VoluntaGestion GPE Greenpeace • 1 Diciembre 2021

ESPECIAL COP26/CLIMA

En noviembre volvimos a llenar las calles para exigir mayor ambición en la lucha contra la emergencia climática. Desde Glasgow hasta Málaga, pasando por Valencia, Navarra, A Coruña y Madrid, denunciamos el 'greenwashing' de las grandes empresas contaminantes, la dependencia del gas y nos sumamos a las movilizaciones para pedir su eliminación y la del resto de combustibles fósiles. 

Si algo marca las movilizaciones de este mes, es el escepticismo ante la celebración de la vigésimo sexta Cumbre del Clima (COP26) y la oleada de manifestaciones en las que hemos exigido mayor ambición ante la emergencia climática. Arrancamos con la experiencia de nuestro compañero Pablo Chamorro en Glasgow, quién estuvo allí durante 10 días trabajando directamente con los movimientos ecologistas, juveniles e, incluso, indígenas que allí se congregaron. ¡Conectamos en directo con nuestro corresponsal!

Muchas voces, una canción

He tenido la oportunidad de estar en Glasgow durante la COP26, como parte del equipo internacional de Greenpeace y con el rol de trabajo con jóvenes y movimientos. Para las personas que me conocéis, pues os podéis imaginar lo que era para mi. ¡¡¡Un lujazo!!!

No os voy a contar lo qué pasó en la COP, que ya sabemos que fue un acuerdo totalmente insuficiente y débil; sino que quiero compartir lo que pasó fuera de las negociaciones. 

Cualquier COP genera un hervidero de movimiento alrededor, organizaciones y colectivos de justicia climática se dan cita para protestar, movilizarse, hacer acciones directas, organizar una contra cumbre, hacer intervenciones artísticas en la calle y de múltiples maneras generar presión ciudadana para mantener el aumento de temperatura global por debajo de los 1.5ºC. 

Comunidades indígenas de todo el mundo, jóvenes, trabajadoras, activistas ecologistas de organizaciones y de movimientos de justicia climática, movimientos educativos, XR, grupos de acción directa, grupos espirituales, ecofeministas, entre otros mucho generan una narrativa en las calles, en los pasillos de la COP, en los espacios de la cumbre social, donde defienden la justicia climática, la solidaridad con el sur global, la denuncia del lavado verde de las grandes corporaciones o de las falsas soluciones como la compensación de los mercados de carbonos o el cero neto. Muchas voces diversas con narrativas comunes, haciendo fuerza en la misma dirección, muchas voces, una canción. Esa es nuestra esperanza para los próximos años.

Pablo Chamorro

Collective Climate Action - GP Internacional
________________________________________________________________________________
 

Y si una de las herramientas que tienen las grandes corporaciones responsables de la emergencia climática es la publicidad y el greenwashing, en nuestras manos tenemos la creatividad y el brandalismo….

 

 

Brandalismo, artivismo, contrapublicidad... ¿queseto?

Empezamos elucubrando con juegos de palabras y giros torticeros para cuestionar el sentido de la publicidad, esta vez de empresas contaminadoras y referentes de Greenwashing, y mira… Cuando los ves puestos flipas, no pensabas que llegarían a estar ahí.

Volviendo de la tarea en la mañana del sábado (y de desayunar, nos lo merecimos), encontramos dos niñas riendo al mirar el anuncio de una marquesina: “Ni San Pedro lo cree, este coche contamina”, y un hilo de humo del tubo de escape al cielo gris. A saber qué pasará por sus cabezas, pero posiblemente el NISSAN QASHQAI ha adquirido un nuevo significado, así como la pegatina “Eco” de la DGT, con su “WTF?” incluido.

Algún día tendremos tantos recursos como el Open de golf de Madrid para que nuestro slogan lo pete más que el suyo. Fue sencillo: sólo cambiar su “emisiones bajo par” por “emisiones con un par”, ¡con un par!

De momento, nos vale con poner unos pocos, más los “oficiales” de la campaña para prohibir la publicidad de combustibles fósiles, en sitios simbólicos de Madrid como Cibeles, Moncloa o la Puerta de Alcalá, como hicisteis otras compas en tantas otras ciudades del Estado… seguiremos actuando de madrugada, ya estamos pensando dónde y cómo seguir. ¿Te apuntas?

Laura Reboul, Adrián García-Hidalgo, Pedro Julio Martínez, Celia Ruiz y Miguel Pérez-Lozao

Grupo Local de Madrid

_________________________________________________________________________________

Y de los discursos vacíos de la COP, a las voces y propuestas de cambio en Euskadi.

 


Klima ez da negozioa / El clima no es un negocio

Aunque como dice Greta Thunberg, seguimos instalados en el Bla,bla,bla…(la COP26 se celebra con escasa presencia de países del Sur Global y habiendo incumplido los compromisos más relevantes de las reuniones anteriores) Greenpeace Donostia/San Sebastián, como integrante de la plataforma Larreko Mahaia, estuvimos el sábado 6 de noviembre a pie de playa en la Kontxa, denunciando paraguas en mano junto a más de 300 personas, la inacción global, y también la local, frente al cambio climático.

Exigimos la orientación de las políticas locales de Euskadi hacia la TRANSICIÓN ECOLÓGICA Y SOCIAL, como medida urgente y necesaria para remitir los efectos inmediatos del cambio climático.

La redistribución de la riqueza; dejar de subvencionar empresas y proyectos contaminantes; promover las comunidades energéticas locales y una movilidad sostenible; reducir la jornada laboral y priorizar la gestión de residuos, son algunas de las propuestas básicas que debemos adoptar para emprender el cambio de modelo económico imperante, de cuyos principios, hasta sus teóricos más recalcitrantes empiezan a renegar. Lo evidente de sus alarmantes consecuencias, avalado por los registros y previsiones de la comunidad científica, no solo cuestiona el futuro de la biodiversidad, sino la supervivencia de nuestra especie y el futuro de la vida en el planeta.

No podemos estar de brazos cruzados como si la pandemia climática fuera solo cuestión localizada en la deforestación del Amazonas o en el deshielo de los glaciares del Ártico, y no fuese responsabilidad nuestra. La sociedad vasca también es responsable del problema cuando, por ejemplo, permite que la política económica de Euskadi subvencione empresas o proyectos que practican el greenwashing. Por ello, necesariamente, Euskadi y, por lo tanto, Gipuzkoa, deben ser parte de la solución. Con perspectiva local debemos proyectar respuestas efectivas que sirvan como motor y ejemplo para impulsar el cambio a otro modelo económico. Global si se quiere. Pero que sea justo y que sea sostenible.

No más cháchara, gobiernos del mundo. Acciones concretas y compromisos supervisados. Soluciones.

Manuel Bocanegra, voluntaGP en Gupuzkoa.

__________________________________________________________________________________

El trabajo en alianzas es clave para denunciar la contaminación provocada por las grandes empresas del poder fósil como demostramos con la acción contra la regasificadora de Reganosa.

Unha loita con futuro

La mañana comenzaba fría, las afueras de la planta de Reganosa contenían la humedad de unas noches lluviosas aunque el sol había querido por momentos acompañarnos. Había sucedido, lo habían conseguido. 

"¡Valientes!" se escuchó una voz rompiendo la distancia entre el camino vecinal, al lado del cierre de seguridad, y los tanques. 

"¡Bravo!" repetían las gargantas animadas por la alegría y el asombro.

Aquella mañana el gigante Reganosa, el invencible, el inmenso, el abusón, daba muestras de debilidad e inseguridad nunca antes vistas. Los gritos rompían el aire como cuerdas lanzadas hacia las mujeres y hombres, jóvenes activistas que colgados de los tanques ondeaban la gran verdad "EL GAS ES CARO Y CONTAMINA" y poco a poco consiguieron mostrar la verdadera cara de esta instalación y del sistema al que pertenece "POBREZA ENERXÉTICA", para siempre jamás grabada en la frente de Reganosa con el sudor, el esfuerzo y la valentía de activistas de Greenpeace.

Ya no sentíamos soledad en esta lucha de 20 años. Alguien estaba a acompañarnos arriesgando sus cuerpos, su libertad y su seguridad para denunciar que Reganosa es peligrosa, ilegal e innecesaria, que sólo un proceso de corrupción política y económica permitió instalarla en el interior de la ría de Ferrol, y que no puede quedar impune.

Comité de Emerxencia para a ria de Ferrol, noviembre 2021

_________________________________________________________________________________
Y para visibilizar la importancia de las alianzas climáticas, impulsamos 5 campamentos de activismo descentralizado para impulsar y potenciar el activismo y la acción directa noviolenta. Málaga, Valencia, Coruña, Navarra y Madrid son los lugares donde pudimos aprovechar la sabiduría colectiva y el trabajo conjunto.

 

Sí, ya sabíamos que iba a pasar, la respuesta de los gobiernos y las empresas durante la COP fue insuficiente. En cada una de las ediciones ha faltado ambición y esta no iba a ser diferente. 

Por esto, desde la Escuela de Activismo organizamos un campamento descentralizado coincidiendo con el final de la COP26 para reforzar el mensaje de que ¡Mientras en la COP hablan, las activistas actuamos!

Este campamento tuvo lugar en 5 localidades diferentes acogiendo a activistas de muchas organizaciones de cada lugar: A Coruña, Madrid, Málaga, Navarra y Valencia. 

En cada campamento se vivieron experiencias diferentes que nos cuentan algunas de sus participantes:

 

NAFARROA

 

¡¡Cámara, Acción!!

 Ha sido todo un placer haber podido participar en el Campamento de Activismo organizado por la Escuela de Activismo de Greenpeace.

Hemos aprendido técnicas y consejos sobre la Acción Directa Noviolenta que es el ADN del activismo practicado siempre por la organización (Ecologismo y Paz).

También nos ha gustado mucho las actividades de “Brandalismo y contrapublicidad” que ha sido muy creativa y divertida a la vez. Los mensajes consumistas nos consumen y es por eso que tenemos que dar la vuelta al mensaje y hacer(nos) reflexionar a la gente. Todos estos aprendizajes los llevamos a la práctica en varias acciones realizadas en la zona.

Y lo más importante de todo ha sido la convivencia con personas de otras organizaciones hermanas como XR, FFF, etc. del estado, así como escuchar a Grupos de acción noviolenta de Nafarroa contarnos sus luchas y aprendizajes.

Quiero agradecer a la organización que ha posibilitado este Campamento en un lugar magnífico en la Sierra de Urbasa y que nos ha mantenido activas y con el ánimo y la ilusión a tope: Adrián, Cecco, Lorea, Mario y Nacho. Mil esker eta beste bat arte.

Ángel Lag, voluntario y activista

 

VALÈNCIA


Haber podido recibir una formación en gestión del miedo me ha parecido una parte esencial que completa la formación en acción directa no violenta. Gracias a haber  compartido nuestros miedos y necesidades, todas las personas del campamento hemos podido crear vínculos en muy poco tiempo y confiar los unos en los otros, lo que creo que nos ha ayudado muchísimo a la hora de llevar a cabo las acciones contra la ampliación del puerto de Valencia y el fracaso de la COP26. Además de todo el aprendizaje sobre activismo, de esta experiencia me llevo una sensación de esperanza por nuestro futuro y, sobre todo, unas personas geniales con quienes comenzar proyectos.

Vanessa Navarro Assanova, Fridays for Future València 

 

La experiencia en el campamento ha sido impresionante. Además del trabajo en equipo y el buen rollo que allí ha imperado, las dinámicas y formaciones han sido muy prácticas, instructivas, dinámicas y por qué no.. divertidas y muy amenas. Desde como saber el miedo cuando comienza a aparecer, como apaciguarlo y vivir ese momento y sobre todo el de compartirlo y saber a quien del equipo le esta afectando para así poder ayudar a sobrellevarlo. La dinámica de como son las acciones activistas, como se preparan, se ejecutan, el después de la misma... ha sido super interesante, pero sobre todo, sin perder de vista el objetivo, nuestro objetivo común a favor del planeta y de las personas.

En los espacios libres hemos tenido muchas conversaciones, conociéndonos las unas a las otras, y siempre con mucha empatía y un clima de respeto.

El poder realizar la acción del domingo fue como liberarse y poner en práctica gran parte de todo lo visto en el campamento. Qué subidón de adrenalina!. Y qué bien que todo salió a la perfección!. Espero que esa fuera la primera de muchas más acciones a realizar.

Así que la nota final es un 10, y es gracias sin duda también a la organización del mismo que ha estado muy por encima de ese 10. Gracias a todas las que no solo preparasteis el campamento, si no que además, habéis estado allí haciéndonos disfrutar mucho más de él. GRACIAS. Y seguimos dispuestas a la acción ! 😊

Carlos Mir

 

 

 

MADRID

Este campamento ha sido una experiencia increíble. Aunque llevo dos años participando en el movimiento ecologista, nunca antes había sentido ese sentimiento de pertenencia a un grupo que, aunque es diverso, me ha acogido y me ha hecho sentir en casa.

Muchas veces tenemos la idea de que el activismo nace del enfado, cuando en realidad, el descontento te lleva al activismo, pero una vez te unes a personas con valores afines a los tuyos, todo esos sentimientos se transforma en ganas, energía y mucho apoyo mutuo, es decir, en acción. Y este campamento me ha recordado que mis compañeras están conmigo y, juntas, estamos construyendo un futuro mejor en el que sabremos que estuvimos en el lado correcto de la historia.

 

Valeria Riaza, activista de Fridays for Future Madrid

 

 

A veces entre grupos ecologistas y de acción por el clima y el medio ambiente (incluso dentro de los mismos), nacen roces y discrepancias que nos alejan de nuestro objetivo común: qué se respete la naturaleza y todos los seres que la habitan y qué se actúe YA frente a la crisis climática y civilizatoria que estamos generando.

Este campamento es un espacio de encuentro hermoso, dónde activistas y personas que recién entran al mundo del activismo, podemos conocernos, acercarnos, escucharnos, inspirarnos y aprender de la experiencia de las más veteranas. Y todo eso, ¡pasándola genial! Ha sido una experiencia que recomiendo a todas y me vuelvo a las andadas con nuevas y buenas herramientas para hacer que nuestra lucha no violenta llegue más lejos.

 

Mar Sala, periodista y activista

 

 

Como empezar a describir algo indescriptible si no puede ser de otra forma que viviéndolo. En mi intento diré que el campamento de activismo consiguió reunir en apenas cuatro días el sentimiento de compañerismo, energía, fuerza, entusiasmo y afinidad que propugna el aprendizaje de un activismo fraternal y tenaz. Todo ello me lo llevo para, junto a la bonita red de compañeras y amigas que hemos tejido, seguir reivindicando justicia social y climática. La lucha es sobrecogedora pero sobre todo liberadora. Cuidaros y cuidad 💚.

 

Meri, activista


 

A CORUÑA


En plenas Fragas do Eume, nos juntamos gente de varios colectivos que tenemos una inquietud similar por el cuidado del medio ambiente y de su gente; compañerxs con los que compartimos luchas, compañerxs a los que admirar por su compromiso y sensibilidades.

Todas aprendimos sobre la importancia de la desobediencia civil y de las acciones directas “noviolentas”. Me encanta este término, que implica acción, realizada de manera pacífica, y que considera que el mero hecho de no actuar contra las injusticias es violento.

El viernes nos visitó “O Comité Cidadán de Emerxencia para a Ría de Ferrol “. Yo aún no había llegado al campamento, más por las compañeras supe que hablaron de su lucha de más de dos décadas para que la planta de regasificación de REGANOSA se marchara de la ría: manifestaciones, bloqueo de buques metaneros con docenas de embarcaciones marineras de la ría, encierro durante meses en el ayuntamiento de Ferrol, denuncias y juicios... Fue una charla motivadora e inspiradora para nosotrxs.

El sábado tuvimos varios talleres simultáneos, yo elegí “legales”. Nos transmitieron información necesaria y muy valiosa sobre cómo actuar en caso de ser detenido, el proceso posterior y sus posibles consecuencias. Más tarde, tras la comida compartida, hicimos simulacros de acciones, donde pusimos en práctica lo aprendido. Fue un campamento muy dinámico, inspirador y divertido.

El domingo a la mañana hubo un espacio para la creatividad y reflexión, donde aprendimos a diseñar y realizar pancartas. Y las realizamos!

Y luego, cuando ya el campamento había finalizado, estuvimos felices de ver como un grupo de activistas de Greenpace y otras ONGS subían a los tanques de gas natural de REGANOSA para exigir el fin de la era de los combustibles fósiles.

Alejandro Vilela, activista

 

MÁLAGA

 

 

La conexión con lo importante

Sentado delante del ordenador, aún  recuperándome del cansancio físico después de un intenso fin de semana, repaso mentalmente todo lo sentido tan solo unas pocas horas atrás.

Indudablemente ha sido para mí un fin de semana magnífico, lo primero que me viene a la mente es la palabra “Fluir”, término tomado del título del libro del autor Mihaly Csikszentmihalyi, viene a ser  estar concentrado en una acción, a la vez que nos genera un disfrute y sensación de desafío al realizar una tarea, es lo que siente el pintor cuando está  creando, la escaladora cuando está colgada en una pared de difícil acceso. De esa manera me he sentido yo durante esas intensas  48 horas pasadas en el Campamento de Activismo, la sensación de desconexión de todo lo de fuera, solo existía lo que estaba ocurriendo allí y en ese momento.

El reencuentro con amigas que no veía hace tiempo, el poder conocer a otras muchas venidas de diferentes lugares, la dificultad del montaje de la tienda de campaña, algo que no hacía en  20 años, las formaciones tan bien ejecutadas por parte de las formadoras, las risas, ay las risas! … en un entorno excepcional, el camping de Almayate, situado en las costas de Málaga, 50 personas, con el pensamiento y la energía puesta  en sumar nuestro granito (o nuestro saco…) de arena en busca de cambiar la forma errónea con la que nos relacionamos con nuestro hogar común, este planeta que llamamos Tierra, con la ilusión de aprender y compartir experiencias, de dar un paso adelante y dejar las simples palabras y el Bla, bla, bla  de los dirigentes y dar paso a “La Acción”.

La sensación de grupo, de “familia”, como escuché decir a varias compañeras, sin importar la diferencia de edad, o de procedencia, todas a una, gentes  de colectivos Fridays For Future, Escuelas Andaluzas por el Clima, Teachers  For Future, de Blog Sostenible , asociaciones locales, personas a nivel individual  y por supuesto de diferentes grupos de voluntariado de Greenpeace en  Andalucía,  sumando nuestras energías y nuestros conocimientos, pasando de momentos para el análisis, a otros muchos  de diversión, el disfrute del trabajo en equipo, “¡Sola no puedes, con amigas si!”, todo eso en 48 horas con alegría de estar rodeado de buena gente con conciencia haciendo cosas juntas.

Con las imágenes de la conexión con las compas de los otros campamentos simultáneos, de A Coruña, Navarra, Madrid y Valencia, del abrazo colectivo, las emocionantes despedidas con el “nos vemos pronto”, y  con las pilas cargadas para seguir la lucha justa y tan necesaria, y con las ganas  e ilusión de poder juntarnos pronto para repetir experiencias y seguir creciendo  en el próximo Campamento de Activismo.

 

Rafa Aguado, activista

________________________________________________________________________________

Y para cerrar este boletín, aprovechamos una despedida muy, muy especial… uno de los buques insignia de Greenpeace, el Esperanza, se despide a lo grande; impidiendo el acceso al puerto de Sagunto de una gran buque gasero para exigir el fin de los combustibles fósiles

 

Un último adiós al Esperanza

Última tripulación del Esperanza, no nos sale más que empezar con la frase que más se ha repetido a bordo estas semanas. No siempre se puede despedir a un barco de Greenpeace y menos a uno con la historia y el peso que tiene en la flota.

 

Habiendo o no estado ya en el barco, desde el primer momento nos sentimos como en casa, mezclados con todos los tripulantes fueran de la nacionalidad que fuera. Vivimos unos días en los que se mezclaba lo más duro de las largas jornadas de trabajo y entrenamiento, con convivir con toda la magia de los barcos de Greenpeace. Días que comenzaban a las 7-7:30 despertándonos y con la limpieza del barco, tras lo que cada uno se ponía a hacer sus labores, ya fuera en cocina, como marineros, en temas técnicos o ya con entrenamientos de botes y escalada. Lo bueno que tras un largo y agotador día, a las 17h se terminaba la jornada y podíamos disfrutar de la compañía y del barco en sí. Hicimos paradas para nadar en pleno Mediterráneo, se contaron infinidad de historias y anécdotas, música, deporte, cine y un largo etc. En general era una forma idílica de conocernos mejor y cerrar los días. 

Y no podemos olvidarnos de la acción, la gran despedida del Esperanza que por suerte pudimos hacerla en España. Ha sido una acción impresionante y muy compleja logísticamente, dado que tenía dos escenarios (botes y el propio Esperanza). El objetivo principal era bloquear la entrada al puerto del gasero “Merchand” para denunciar la dependencia del gas en nuestro país. Se envió un equipo de botes para interceptar el buque mientras comenzaba las maniobras de los prácticos y pintar el mensaje “No + gas”, a la par de esto, el propio Esperanza entraba en el puerto a anclarse en el punto de descarga del gas. La combinación de los dos escenarios fue imparable y una vez anclados y pudiendo bajar escalando al ancla a bloquearla conseguimos permanecer allí 10 horas incluso con el puente del barco tomado por las autoridades. 

Han sido días duros pero que han merecido la pena y en los que hemos vivido una experiencia que siempre nos acompañará como voluntarios y activistas de Greenpeace. 

Ernesto Baeza y Pino Alemán, activistas de Greenpeace España