SALVEMOS EL MAR MENOR

Elena Victoria Martínez Funes • 21 Octubre 2021

Comenzamos a idear nuestra aportación unas semanas antes. Quisimos que se notara nuestra presencia y nuestro mensaje, a pesar de no ser organización convocante, pero sin protagonizar ni acaparar atención que desviara las intenciones de los organizadores sobre la denuncia del deterioro gravísimo del Mar Menor.

Con mucho debate en WhatsApp se decidió poner el foco en la Agroindustria como principal causante del Ecocidio. Pedimos la bola del mundo inflable para ver si nos servía de acompañamiento y preguntamos a los organizadores de la manifestación si habría inconveniente en desplegar la pancarta gigante, ya que ocupa mucho espacio, pero fue bienvenida.

Con eso de base, ideamos un tractor rojo escarlata con cara de villano que se construyó con cartones y pintura acrílica sobre un carrito de supermercado, del tractor salían cacas y lechugas de papel que llegaban a un monstruo marino hecho con restos de redes de pescadores y material reciclado y que arrastraba mil peces muertos hechos de cartón… (lo de mil es exageración de pescador, un montón). También hacía de canasta la boca del pez que recogía a modo de pelotas las lechugas que caían dentro de la red. Maestros artesanos: Felix, Adela, Bernardo, Diego, Mari Carmen, Pablo, Elena, Maria, Marina… No señalamos personas solo hechos: agroindustria y mortandad de peces.

Esta performance acompañaba la pancarta gigante que, en principio la portaban voluntarios pero que al final un buen grupo de zagalic@s disfrutaron de llevarla y hacer que la bola del mundo, señalada con venenos y productos nocivos, rulara de lado a lado y mientras gritábamos ¡SOS MAR MENOR!.

También hicimos un pozo de eslóganes para corear durante la mani Félix con el megáfono, en algún sitio están.

Joaquín como portavoz fue requerido para hablar en nombre de Greenpeace, iba de un lado para otro, suponemos que quedó afónico.

Estábamos situados al final de la mani, pero montamos un buen espectáculo y la pancarta SALVEMOS EL MAR MENOR se paseó en manos del futuro por toda la Gran Vía de Murcia. Los padres, el voluntariado, los niños, los viandantes… se hicieron eco del mensaje y disfrutamos de lo lindo con la creatividad y la denuncia.

Elena, volunta de Greenpeace en Murcia